La Tasa Anual Equivalente (TAE) es la tasa que todas las entidades de crédito deben publicar como interés efectivo de un producto financiero. Incluye el tipo de interés nominal, los gastos y comisiones bancarias y el plazo de la operación.  Incluye por tanto toda la cantidad que recibiría la entidad que presta el dinero.