Un proceso monitorio es un procedimiento llevado a cabo en los juzgados mediante el cual se resuelven las discrepancias entre ambas partes sobre un asunto. Son ágiles y no complejos  cuya finalidad es conceder cuanto antes al demandante un título de ejecución, para lo cual el demandado no se opone formalmente .

Una característica es que el procedimiento no tienen que ser necesariamente iniciado por un abogado o procurador,  y por tanto es muy útil para al cobro de pequeñas deudas contraídas entre pequeñas y medias empresas, siendo la resolución vinculante.