Reunificador de deudas.com

Asesoramiento en intermediación bancaria, negociadores, hipotecas, préstamos, reunificación, refinanciación, subrogación,

Page 2 of 3

Compra de deuda ¿ Es legal que vendan mi deuda?

En ocasiones y debido a generación de una deuda con una entidad de crédito o un banco no abonada se produce lo que se denomina una “ compra de deuda “ . Mediante este procedimiento son empresas terceras las que pasan a ser propietarias de la deuda, y por tanto son con ellas con las cuales tendremos que saldar la deuda pendiente .

¿ Es legal la compra de deuda?

Sí, vender una deuda es legal siempre y cuando se haya dado una serie de requisitos :

1 ) Que sea una deuda real , cierta y exigible. Es decir que en ningún caso sea una deuda litigiosa. Esto quiere decir que haya sido denunciada total o parcialmente frente a un tribunal , o que sea una deuda controvertida, por ejemplo una indemnización por contrato que podría ser real o no. En cualquier caso cualquier  deuda en la cual no exista certeza real de ser exigible  o cierta , no puede ser vendida a un tercero .

2 ) El nuevo dueño de la deuda está obligado a informarte de que ha adquirido la deuda, sin embargo el que hecho de que no exista comunicación fehaciente no es suficiente para impugnarla.  En dicha comunicación debe infórmate si emprenderá acciones legales contra ti para exigirte la deuda.

3 ) Si el fondo que compró la deuda te  informa de forma fehaciente ( existe acuse de recibo con fecha )  está obligado a abrir un periodo de derecho de retracto .

¿ Qué es el derecho de retracto?

Sin entrar en terminología jurídica, el derecho de retracto te permite, una vez has sido informado de forma fehaciente,  conocer el precio pagado por un bien o en este caso una deuda y por tanto te permitiría durante el plazo legal establecido adquirir el bien ( o deuda ) por el mismo precio al que ha sido o será vendida a un tercero.

Es práctica habitual de determinados fondos la adquisición de bolsas de deuda a entidades financieras, sobre todo en la última fase y justo antes de que su inscripción en ficheros de impagados venza ( 6 años ) . Es entonces cuando se producen la mayoría de las operaciones en las cuales un tercero compra la deuda correspondiente a un particular, normalmente por un precio inferior al valor de la deuda.

Ejerciendo nuestro derecho de retracto podríamos por tanto oponernos a esta venta y adquirir la deuda al precio al que la está comprando el fondo , y por tanto a un abonar una cantidad inferior que el valor de la deuda .

¿ Cúal es el plazo máximo para ejercer mi derecho de retracto?

La Ley establece que son 9 los días en los cuales un deudor podría ejercer su derecho de retracto y por tanto adquirir la deuda comprada a un tercero.

¿ Cómo puedo saber si mi deuda ha sido comprada por un fondo de deuda?

Una vez la deuda ha sido vendida recibirás en casa una notificación , normalmente con acuse de recibo de notificación de cesión de crédito de alguno de los fondos de compra de deuda como :  IDR FINANCE I y II,  LINDORFF , PROMONTORIA HOLDING

Una vez vencido el plazo de 9 días desde esa notificación perderás el derecho de retracto , y el plazo  para que tus datos se encuentren incluidos en ficheros de impagados como ASNEF o BADEXCUG comenzará a contar desde 0 .

Durante 6 años tus datos podrán permanecer en dicho fichero de impagados  mientras no ejerzas tus derechos  de cancelación o llegues a un acuerdo de pago con quita de deuda, a ser posible.

Como ves la compra de deuda es un procedimiento muy habitual y cada vez existen más casos de afectados.

 

Embargo de bienes gananciales


La contracción de una deuda puede derivar en un embargo de bienes si se cumplen los requisitos y un juez lo así lo dictamina mediante una sentencia. Hay varios bienes que pueden ser embargados, además del embargo de cuentas corrientes, bienes privativos, obras de arte o embargo de nómina del deudor, la ley contempla también el embargo de bienes gananciales del matrimonio.

¿Qué se considera bienes gananciales del matrimonio?

A efectos de ley se consideran bienes gananciales o gananciales por derecho aquellos bienes que se han adquirido después de la celebración del matrimonio, siempre que se mantenga un régimen en gananciales y que no se demuestre que han sido adquiridos y pertenecen a uno solo de los contrayentes. Entre los bienes gananciales se incluyen:

  1. bienes comprados después de la celebración del matrimonio
  2. empresas conjuntas
  3. el fruto del trabajo (salarios y sueldos, rentas)
  4. premios procedentes del juego

Se consideran en cambio bienes privativos aquellos que pertenecen a uno solo de los cónyuges, ya sea porque se compraron con anterioridad a la celebración del matrimonio, porque fueron adquiridos de forma gratuita, por herencias o donaciones, o porque forman parte de las herramientas o material de trabajo de uno de los contrayentes. Los bienes privativos del cónyuge no deudor estarían protegidos frente a embargo de los bienes gananciales.

¿Se puede proceder al embargo de bienes gananciales cuando solo uno de los cónyuges ha contraído la deuda?

Sí, se puede proceder al embargo de los gananciales por derecho aun cuando la deuda haya sido adquirida por uno solo de los cónyuges.  Pero la deuda reclamada y demostrada debe cumplir una serie de características de este tipo:

  • Impago de gastos derivados de la potestad doméstica, aun cuando la pareja se encuentre en régimen de separación de hecho
  • Consecuencia del ejercicio del trabajo
  • Administración de bienes gananciales o de bienes privativos
  • Deudas contraídas por una parte, pero con el consentimiento de la otra. Además, se producir el embargo de bienes gananciales cuando la deuda sea contraída por una parte, sin el consentimiento de la otra, para la adquisición de un bien mediante crédito o préstamo.
  • Deudas de juego

Cuáles son los requisitos y cuál es el procedimiento de un embargo de bienes gananciales

Si se cumplen estas condiciones en el tipo de deuda que se reclama, el procedimiento legal podría derivar en un juicio en el que el juez decretara el embargo de los bienes, que podría cursarse como embargo de bienes gananciales si se cumplen estos requisitos:

  • Que solo uno de los cónyuges (y no la pareja) aparezca como persona a la que se le reclama una deuda
  • Que el matrimonio esté en régimen de bienes gananciales, es decir, que no existan acuerdos de separación de bienes
  • Que se considere que los bienes privativos, es decir, los que pertenecen al cónyuge deudor no son suficiente para cubrir la deuda

Resumiendo: Existe una deuda vencida y exigible. Es una deuda que se encuentra en la lista de deudas que cursan mediante embargo de gananciales por derecho. Los bienes privativos del cónyuge deudor no son suficientes para pagar la deuda y el matrimonio está en régimen de bienes gananciales. Si se cumplen todos estos requisitos se podría proceder al embargo de los bienes del matrimonio, para lo cual existe un procedimiento especifico:

  • Solicitud por parte del acreedor o acreedores del pago de la deuda con bienes gananciales
  • Notificación al cónyuge del deudor en los 10 anteriores a la ejecución

Sin embargo, aun cuando se cumplen todos los requisitos existe un mecanismo de protección. A partir del momento en el que se notifica la ejecución del embargo de bienes gananciales por deuda, el cónyuge no deudor puede acogerse al derecho de oposición al embargo de bienes gananciales y solicitar la disolución de la sociedad conyugal.

Derecho de oposición al embargo de los bienes gananciales del matrimonio

El cónyuge no deudor podría solicitar la disolución de la sociedad conyugal, en cuyo caso, el juez paralizará el embargo. Mediante este derecho, el juez escuchará a las partes del matrimonio y decidirá si se procede a la división de bienes. En el caso de que la sentencia fuera favorable se procederá a la división de los bienes gananciales entre las partes, de esta forma solo podrán ser embargados los bienes adjudicados a la parte deudora, quedando el resto del patrimonio protegido frente al embargo.

Reclamación de deuda: cómo hacer para que sea legal

La reclamación de deuda en buenos términos es la opción más atractiva para conseguir ver pagada la deuda, por ello, antes de iniciar los procesos judiciales para el pago de una deuda, es recomendable ponerse en contacto con el deudor con la intención de llegar a un acuerdo sobre el proceso y el tiempo de pago de forma que se pueda liquidar la deuda de forma conveniente para ambas partes.

La reducción del importe total, la posibilidad de pago aplazado o de fraccionamiento de pago o ventajas relacionadas con los intereses de demora pueden ser buenas opciones para una reclamación de deuda efectiva y sin tener que recurrir a la vía judicial, pero no siempre actuar de buena fe y ponerse en contacto con el deudor tiene los resultados esperados, a saber: la liquidación de la deuda. En estos casos hay que valorar reclamación de deuda en otros términos, pero sabiendo cómo actuar para que sea legal

¿Cómo hacer para que una reclamación de deuda sea legal si los intentos por ponerse en contacto con el deudor para saldarla no han sido fructíferos?

En primer lugar, hay que tener en cuenta que para el reconocimiento de una deuda y para exigir el pago de la misma, esta debe cumplir tres condiciones imprescindibles:

  • Que se trate de una deuda dineraria
  • Que existan documentos o pruebas de la existencia de la deuda
  • Que haya vencido el plazo para la liquidación de la deuda

Antes de iniciar un proceso legal es aconsejable conocer los bienes de los que dispone el deudor, para saber si cuenta con los bienes suficientes para hacer frente a la deuda. Además, sería conveniente conocer cuáles serán los costes procesales, y si existe la posibilidad de recuperación de los mismos, ya que en muchas ocasiones los costes de los procesos judiciales de reclamación de deuda suponen más pérdidas que ganancias para el acreedor.

Si se cumplen estos tres requisitos, se podrá iniciar el proceso legal para la reclamación de deuda, que prevé tres posibles vías de reclamación:

Procedimiento Monitorio

Para proceder a la reclamación por esta vía será necesaria la presentación de documentación que demuestre la existencia de la deuda pendiente, a efectos de documentación se podrán presentar facturas, albaranes u otros contratos.

Se trata de la vía más utilizada ya que se puede emplear incluso si el importe adeudado no es muy alto, incluso sin necesidad de abogados si el importe a liquidar es inferior a 2.000€ (el límite superior de esta vía son 250.00€). La resolución se puede producir mediante dos fórmulas: la aceptación de la deuda por parte del deudor, con el consiguiente proceso para que la misma sea liquidada; o la oposición por parte del deudor, que derivará en un procedimiento verbal u ordinario.

Procedimiento Declarativo Verbal

Es el paso siguiente al proceso monitorio siempre que el deudor se oponga al pago, pero también se puede recurrir a él por vía directa si se prevé que el deudor no tiene intención de hacer frente al pago de la deuda. Este proceso se abrirá cuando la cantidad adeudada no supere los 6.000€.

En este caso será el juez el que dicte sentencia, procediéndose al embargo de los bienes del deudor si así lo considera.

Procedimiento Ordinario

Es el paso siguiente al proceso monitorio cuanto el deudor o deudores se oponen al pago de una cantidad no liquidada superior a los 6.000€. Al igual que en el procedimiento verbal, se puede recurrir a esta vía, sin pasar por el proceso monitorio cuanto se prevé que el deudor no hará frente al pago de forma voluntaria o que se opondrá al mismo.

Tras las consideración y valoración de las pruebas aportadas por las partes, será el juez quien dicte sentencia a favor de una u otra.

Procedimiento Cambiario

Es un procedimiento más formal y que requiere de la intervención de abogados y procuradores sin importar la cantidad debida, sin embargo, esta vía ofrece la ventaja añadida de mayores probabilidades de pago de la deuda. Se realiza siempre que existe un documento que pruebe el reconocimiento de la deuda por parte del deudor, ya sea un pagaré, un cheque o un documento de reconocimiento de deuda.

La reclamación de deuda mediante vía judicial ofrece varias alternativas, sin embargo, antes de iniciar los trámites de la misma es recomendable contar con información suficiente sobre la situación financiera del deudor, los plazos de resolución y los costes del proceso, ya que con frecuencia, el acreedor se encuentra con que la  reclamación de deuda implica más gastos de los que cubre la liquidación de la cantidad de la deuda.

Documento de reconocimiento de deuda

Una deuda pendiente supone preocupación para quien debe hacer frente a la misma, sobre todo, cuando la fecha de vencimiento se acerca o ya ha pasado. Parece que el deudor está desprotegido desde el mismo momento en el que existe una deuda impagada, y que a partir de ese momento solo queda esperar a que el acreedor tome acciones, legales o no tan legales, para reclamar el pago de la deuda.

Sin embargo, existe algunas alternativas para quien tiene una deuda pendiente, exigible y vencida, como el reconocimiento de deuda. Saber qué es el reconocimiento de deuda y cuál es su importancia puede ser interesante para el deudor.

Documento de reconocimiento de deuda

El reconocimiento de deuda es un documento redactado de forma unilateral por el deudor, el cual reconoce de forma voluntaria la existencia de una deuda existente y no saldada a un determinado acreedor, en este documento se incluyen:

  1. Datos identificativos del deudor o deudores.
  2. Datos identificativos del acreedor, tanto si es persona física como si se trata de persona jurídica
  3. Reconocimiento de deuda existente, indicando la cantidad debida, incluyendo intereses y gastos de demora si los hubiera.
  4. Indicación de los conceptos en base a los que se contrajo la deuda.
  5. Forma y fecha de pago de la fecha.

Junto con estos datos es posible incluir cláusulas con las disposiciones legales que el acreedor podría tomar si cuanto se expresa en el acto no fuera cumplido por el deudor en la fecha indicada en el acta.

El documento de reconocimiento de deuda, de que deben hacerse dos copias,  debe incluir la firma del deudor en ambas. Una de las copias será para el deudor, la otra deberá ser enviada por correo al acreedor, se aconseja además que se utilicen fórmulas que certifiquen la recepción y aceptación, como las cartas certificadas o cartas con acuse de recibo. Aquí puedes descargar un modelo válido de reconocimiento de deuda :

 

Modelo de documento de reconocimiento de deuda >>>

 

 

Por qué es tan importante saber qué es el reconocimiento de deuda

Conocer qué es el reconocimiento de deuda es importante ya que es un tipo de acto que ofrece una cierta tranquilidad y protección al deudor frente a reclamaciones y siempre que cumpla cuanto indica y firma en el documento. Aunque no se trate de un contrato, sí que ofrece ciertas ventajas a quien debe hacer frente a una deuda:

  1. No es un contrato, pero está reconocido como documento de deuda.

Es cierto que no tiene regulación específica dentro del Código Civil, sin embargo, está reconocida su jurisprudencia, hasta no hace mucho era un acto de uso común y, además, muestra una clara intención de cumplir el pago de una cantidad de dinero que el deudor reconoce haber contraído.

2. Aunque no es una obligación que el acreedor lo acepte, si no muestra disconformidad explícita, tiene validez

La simple recepción del documento no es suficiente para que el acreedor acepte el acta de reconocimiento de deuda pudiendo reconocer su disconformidad en el momento de la recepción de la comunicación mediante un documento escrito; sin embargo, si no realiza estas acciones se entenderá una conformidad tácita.

3. En el caso de no existir disconformidad, el acreedor no puede reclamar la cantidad hasta la expiración de la fecha indicada en el reconocimiento de deuda

La conformidad tácita implica además el reconocimiento de la deuda hasta la fecha indicada en el documento y, por lo tanto, no podrá emprender acciones legales  hasta que se cumpla la fecha del reconocimiento de deuda. El acta de reconocimiento es un documento que prueba que existe una deuda y cuyo reconocimiento parte del propio deudor que, además, se compromete a cumplir cuanto aparece recogido en este.

Los intereses de demora son aquellos que son sumados al resto de intereses del crédito como penalización por el retraso en el pago de la cuota del préstamo.

Deben estar especificados en el momento de firmar el contrato y no pueden ser intereses abusivos de demora , según lo establecido por el el Tribunal Supremo, en su sentencia de 22 de abril de 2015, considera que, en el caso de préstamos personales, son abusivos los tipos de interés de demora que excedan de sumar dos puntos al interés remuneratorio pactado.

intereses_abusivos

Minicréditos al instante sin papeleos, ¿Son así?

No siempre quien busca financiación necesita una gran cantidad de dinero, de hecho, es frecuente que se produzcan necesidades puntuales de dinero para las que las entidades financieras habituales no tienen soluciones rápidas y sencillas de solicitar. De ahí que no sea difícil entender la popularización de las empresas financieras que ofrecen mini créditos al instante sin papeleos, un producto hecho a medida de pequeños imprevistos.

Los minicréditos rápidos se presentan como una solución financiera puntual para resolver un problema de liquidez, fácil de solicitar, y en muchos casos con un T.A.E realmente atractivo al solicitar el primer crédito. Pero, ¿Es cierto todo lo que prometen las empresas de créditos al instante? Sería interesantes analizar de forma detallada cómo es el proceso completo para conseguir mini créditos al instante sin papeleos y, por supuesto, cuales son las condiciones de devolución del mismo.

Antes de proceder a solicitar un crédito rápido es importante saber que hay una serie de requisitos imprescindibles que se debe cumplir, la edad mínima para la solicitud es de 18 años, aunque algunas empresas de financiación exigen una edad mínima superior. Además, para solicitar el crédito hay que disponer de residencia en España, de un número de identificación personal (D.N.I o N.I.E), y de ingresos fijos, un número de cuenta y un número de teléfono móvil son el resto de requisitos mínimos para poder solicitar un mini crédito.

Pero, ¿Cuál es la cantidad de dinero exacta de un minicrédito? En realidad, la cantidad de dinero de estos productos financieros para problemas de liquidez puntuales que proponen las empresas no suele ser fija sino que se puede elegir en un rango de importes que, por lo general, van desde los 50€ y hasta los 600€. Sin embargo, antes de elegir un crédito al azar seguros de que este es el rango “habitual”, habrá que conocer un poco mejor las condiciones de la empresa, para evitar prácticas como los intereses abusivos , ya que algunas de ellas ofrecen un primer crédito con un importe máximo de 300€, y otras establecen el crédito mínimo en 100€. Además, las empresas suelen incluir cláusulas y términos por los que la solicitud del importe máximo podrán realizarla solo clientes habituales.

De mini créditos al instante sin papeleos ya ha quedado claro qué quiere decir “mini”, así que ahora es el momento de saber si son realmente créditos al instante, es decir, si el cliente puede conseguir el dinero rápidamente. En este apartado, sería posible extenderse mucho, porque el número de “peros” que se pueden añadir a este “al instante” es bastante elevado. Para empezar, hay que indicar que, de nuevo, se favorece a los clientes habituales y que ya han solicitado créditos a esta empresa con anterioridad, sin embargo, los clientes nuevos tendrán que pasar un proceso de revisión de datos que puede tardar varias horas, e incluso días. Además, hay que apuntar a que la velocidad con la que se recibe el dinero dependerá del tiempo que tardan las transferencias entre bancos, que puede ser de hasta 48 horas y, en este caso, además, del día de la semana en el que se soliciten, ya que si se trata de un viernes y el banco no hace actualizaciones los sábados, el dinero podría no llegar a la cuenta hasta el lunes o martes.

Aunque para aumentar la velocidad de recepción del dinero, algunas financiadoras ofrecen alternativas para las que no se requieren transferencias bancarias, como Hal Cash, un sistema para el que solo es necesario tener un móvil.

Con importes no muy altos y bastante rápidos de recibir en función del banco, pero ¿Son realmente sin papeleos estos minicréditos? La respuesta es un sí a medias. En comparación con otras opciones financieras, los mini créditos al instante sin papeleos requieren de muy poca documentación, sin embargo, el solicitante no está exento de presentar alguna… Por lo general se solicitan:

  1. fotocopia del documento de identidad
  2. Un número de cuenta bancaria del que el solicitante sea titular.
  3. Un justificante de ingresos, que puede ser la última nómina, pero también un justificante de prestación por desempleo, o un justificante de prestación por jubilación, o cualquier otro comprobante de ingresos habituales.
  4.  En ocasiones se solicita además, un número de tarjeta de crédito (aunque son muy pocas las empresas que lo solicitan?

En realidad el papeleo no es mucho, aunque algo hay, después de todo, la empresa financiadora tiene que asegurarse de a quien presta el dinero y, sobre todo, que recuperará su inversión.

Así que se puede decir que sí, son productos financieros de importe bajo en los que el dinero se consigue más rápido que con otras fuentes de financiación y en los que los requisitos de documentación son menores. Una vez que se recibe el dinero, el cliente tendrá un plazo de tiempo de 30 días para devolverlo, así que, salvo problemas a la hora de pagar, la única acción necesaria será hacer la devolución de los mini créditos al instante sin papeleos antes de la fecha de vencimiento.

Un proceso monitorio es un procedimiento llevado a cabo en los juzgados mediante el cual se resuelven las discrepancias entre ambas partes sobre un asunto. Son ágiles y no complejos  cuya finalidad es conceder cuanto antes al demandante un título de ejecución, para lo cual el demandado no se opone formalmente .

Una característica es que el procedimiento no tienen que ser necesariamente iniciado por un abogado o procurador,  y por tanto es muy útil para al cobro de pequeñas deudas contraídas entre pequeñas y medias empresas, siendo la resolución vinculante.

Crowlending ,la nueva forma de solicitar crédito entre particulares

La aprobación de créditos a empresas o particulares ya no es solo cosa de entidades bancarias, Internet ha favorecido un nuevo tipo de créditos entre los que se encuentra el “crowlending” o crowdlending, un tipo de financiación en el que no hay mediación por parte de entidades bancarias o financieras.

Internet es una completa fuente de información y una increíble canal de comunicación. Información y comunicación, dos términos que han favorecido el desarrollo de nuevas actividades y de nuevos tipos de empresas y que se podrían apuntar como dos de los pilares del crownlending.

Información sobre cómo funcionan las inversiones, sobre cómo obtener el máximo beneficio de una inversión o sobre cómo invertir sin riesgos son aspectos generales sobre los que los inversores se pueden informar ahora, hasta no hace mucho, este tipo de información estaba en manos de asesores financieros y de unos cuantos “elegidos” más. Cuando un particular buscaba información sobre cómo invertir, se encontraba con productos cerrados, en los que la información era poca, el dinero se ponía a plazo fijo o variable y con un TAE determinado para ese periodo. Del destino del dinero poco sabía el inversor: tal vez fuera para hipotecas, quizás para financiar proyectos o tal vez para aumentar el crédito de empresas poco concienciadas con el Medio Ambiente o con la economía local… Internet permite el acceso a información, los inversores pueden conocer sobre inversiones y, navegando por la red encuentran que no siempre el destino de sus ahorros es acorde a sus principios o a sus convicciones.

La red ha hecho posible que desde proyectos de empresas jóvenes, pasando por localidades o regiones sin recursos y que quieren una escuela, y hasta particulares que quieren, por ejemplo cambiar su cocina, puedan publicar sus objetivos en internet e incluso publicar sus dificultades para acceder a formas de financiación tradicionales.

Inversores bien informados y conscientes de que su dinero puede mejorar la sociedad o, al menos, contribuir en algo que creen; particulares con necesidades financieras y con dificultades para acceder al crédito tradicional. De estas funciones y hasta que a alguien se le ocurriera el crowdlending era solo cuestión de tiempo.

Crowdlending, financiación entre particulares

Entonces, ¿Cómo funciona el crowlending? La respuesta es sencilla, un particular quiere “hacer trabajar” una cierta cantidad de dinero, pero, en lugar de optar por los productos tradicionales, que son los que oferta el asesor financiero de confianza, decide prestar su dinero a un particular o a una empresa de forma directa, o casi. Con esta forma los intermediadores se reducen y, por lo tanto, el beneficio para las partes es mayor, el prestador tendrá unos beneficios mayores y el benefiriario soportará un TAE más asequible

Como ya se ha indicado es una forma “casi” directa de crédito entre dos particulares, o entre un particular y una empresa, pero  ¿quién se atreve a prestar dinero a alguien que no conoce o del que sabe más bien poco? Precisamente, para salvar este inconveniente que, podría poner el riesgo la amortización del crédito, en Internet se pueden encontrar plataformas que son las que ponen en contacto al inversor con el destinatario del crédito, plataformas de crowdlending que, además, ofrecen ciertas ventajas de pedir un crédito crowdlending.

¿Y cuáles son estas ventajas del crowdlending para el acreedor ?

1 ) Para ambas partes, la cuestión “económica” es la principal ventaja, el dinero pasa de manos del financiador al financiado de una forma más directa ( sin intermediarios ) , de forma que el primero obtiene mayor rentabilidad TAE, acorde al precio real del dinero.

2 ) El inversor puede decidir si apostar todo su dinero a una carta o si diversificar su inversión contribuyendo a varios proyectos, de esta forma, se arriesga menos.

3 ) las plataformas de crowdlending incluyen varias cláusulas que protegen al inversor y a su dinero, lo que incluye la cobertura jurídica en el caso de que llegar a tener que reclamar la deuda mediante procesos moritorios , por ejemplo. Además, junto con la descripción de los proyectos a financiar, el inversor encontrará información sobre el beneficiario o sobre la documentación que aporta como prueba de su situación financiera.

¿Y cuáles son estas ventajas para el que busca crédito frente a otras formas de financiación y crédito?

 1) El deudor puede reducir considerablemente el tipo de interés que tendrá que pagar, frente a formas de financiacion tradicional.

2 ) Para el particular con necesidades financieras, la diversificación del crowlending se traduce en que su proyecto puede estar financiado por más de una persona, así el acceso al dinero que se necesita “realmente” es posible, mientras que con una entidad bancaria el dinero que se obtiene dependerá del estudio y la cantidad final no siempre es la esperada.

Aunque el crowlending es una excelente alternativa de crédito,  como en cualquier caso en el que hay una inversión siempre habrá que estudiar las diferentes opciones disponibles antes de elegir una plataforma a fin de evitar los riesgos que una mala inversión.

Por plazo fijo entendemos una operación en la que una entidad bancaria capta fondos a cambio de una rentabilidad fija o variable .  Se considera fijo porque durante el tiempo que durante el derecho de cobro la cantidad no puede ser devuelta al cliente,  sin ofrecer la rentabilidad pactada,   y solo al vencimiento del derecho al de cobro el cliente recibiría el de nuevo la cantidad prestada más los intereses derivados de la operación.-

Créditos personales: Cómo solicitar créditos baratos

Solicitar créditos personales es una excelente forma de financiación a medida de las necesidades económicas particulares, pero cuando no se sabe cómo solicitar créditos baratos, es frecuente dejarse seducir por aquellos créditos que ofrecen el tipo de interés más bajo por la cantidad de dinero más elevada pensado que se ha encontrado un “chollo” financiero.

En no pocas ocasiones este “chollo” financiero, acaba convirtiéndose en una trampa con demasiadas condiciones y “peros” que se escondían en la letra pequeña del contrato, y de las que el usuario no es consciente hasta que se encuentra con que tiene que hacer un desembolso económico que no se esperaba y que está directamente relacionado con el crédito personal “barato”.

Para quien busca un crédito personal al mejor precio, es importante contar con información completa sobre tipos de interés y comisiones, en definitiva, acerca de cómo solicitar créditos baratos y que ofrezcan las mejores condiciones.

Consejos útiles sobre cómo solicitar créditos baratos

Determinar cuál es el importe que se necesita

Antes de lanzarse a la ardua tarea de encontrar el crédito personal más económico y el que mejores condiciones presenta, quizás sea interesante determinar qué tipo de crédito se está buscando y cuál es el importe que realmente se necesita.

Sí, es verdad que hay créditos que ofrecen un importe muy elevado, pero, ¿Cuánto dinero se necesita realmente para el objetivo marcado? Todos los productos de créditos fijan un mínimo y un máximo según unas condiciones, habrá que fijarse en los créditos que incluyan en su horquilla de financiación una que se ajuste a las propias exigencias.

El importe del crédito deberá ser realista. Tan perjudicial para las propias finanzas puede ser solicitar un importe mayor del necesario, como solicitar un crédito por un importe menor. En el primer caso, se estarían pagando intereses por un dinero del que quizás no se dispondrá; en el segundo, puede que en un futuro sea necesario ampliar el importe del crédito, y será ahí cuando las comisiones aumenten o, en el peor de los casos, se producirán retrasos en las amortizaciones que derivarán en penalizaciones que aumentarán considerablemente el gasto.

Valorar varias opciones

Saber cómo solicitar créditos baratos es sencillo cuando se tiene un asesor financiero de confianza es sencillo: se solicita una asesoría y se obtiene un resultado con unas condiciones personalizadas. Pero ¿cómo saber que la opción ofrecida es la más barata y/o la más ventajosa? Imposible si no se analizan alternativas de créditos personales.

Antes de firmar un contrato de un crédito personal es necesario informarse sobre las alternativas disponibles en el mercado, sobre los tipos medios de interés y sobre las condiciones generales de estos contratos para determinar qué créditos son los más ventajosos.

Las condiciones de los créditos personales

El T.A.E. es el aspecto más atractivo de cualquier crédito, y el primero que valoran quienes no saben cómo solicitar créditos batatos, después de todo es el que las entidades de financiación utilizan como reclamo para sus posibles clientes. Pero ¿quién ha dicho es la única forma en la que las empresas rentabilizan sus créditos?

Al pago de un interés por el préstamo de dinero en unas determinadas condiciones, y según la cantidad, van asociadas otras condiciones de los créditos personales como pueden ser la domiciliación de nómina, la domiciliación de recibos, la apertura de un seguro o la contratación de determinados servicios, como un plan de pensiones que, además, están blindados durante periodos de tiempo que, en muchas ocasiones, superan al tiempo de vencimiento del crédito y que, en caso de incumplimiento, supondrán un gasto extra para quien solicita el crédito.

Las condiciones de los créditos personales podrían determinar si un crédito es barato o no, y no solo por las posibles penalizaciones con la entidad con la que se firme el contrato, sino también por los gastos que podrían ocasionar contratos anteriores con otras entidades, por ejemplo, en el caso de domiciliación de nómina por crédito, la entidad en la que se tenía hasta la fecha podría reclamar el pago de la parte restante del contrato de permanencia de nómina en el caso de que este no hubiera concluido; o en caso de cambio de plan de pensiones, además, se podrían perder beneficios en forma de rentabilidad.

¡Atención a los gastos añadidos!

Si hasta aquí las condiciones del crédito personal que se quiere contratar son satisfactorias y realmente parece que estamos ante un crédito que resulta “barato”, aún hay que valorar un aspecto final: los gastos añadidos. Solicitar y contratar un crédito personal no es gratis, para hacerlo hay que realizar un estudio de apertura y hay que pagar gastos notariales y gastos de registro en ficheros, algunas entidades financieras se hacen cargo de estos gastos, pero no todas ellas asumen estos costes extra y, si no se presta atención a las condiciones, puede que el crédito barato no lo sea tanto cuando aparezcan reflejados en la cuenta gasto de apertura o gastos de registros notariales.

Teniendo en cuenta estos aspectos es posible determinar cómo solicitar créditos baratos, sin llevarse sorpresas en forma de cargos extra después de contratar el crédito personal elegido.

« Older posts Newer posts »